27 noviembre 2008

03. El porqué los pingüinos no vuelan... o una filosofía de vida

Creo que aún no había expuesto en este blog mi teoría sobre la carencia de vuelo de los pingüinos y ya va siendo hora. Para ser justa, la teoría se la debo a un compañero del colegio mayor de Oviedo, buena pieza y actual "cerebro fugado" de la nación que ejerce de científico en New York.
Los pingüinos (el de la foto es un Spheniscus magellanicus, que viven en climas templados) no vuelan por la simple razón de que se les olvidó que pueden.
Y la mayoría os habréis quedado perplejos y os preguntaréis que narices habrá desayunado esta... Pero os lo explico con calma.

Se trata de procurar no ser pingüinos, es decir, que no se nos olvide "que podemos"... ¿Y con qué podemos? ¡Con lo que nos echen!
Y precismante antes de ver cara a cara a estos animalejos me tuve que aplicar la teoría en propia carne y convencerme de que podía conducir a pesar de llevar ¿un año? si ponerme al volante.

Respiré hondo y p'alante... que si ancha es Castilla, la Patagonia ni os lo imaginais y entre carreteras de ripio y paradas estratégicas para sacar fotos y disfrutar un poco le dimos la vuelta a la Península Valdés y nos echamos a la espalda casi 600 kilómetros en 26 horas.

¿Resultado de la locura? Lobos, leones, elefantes y hasta "osos" marinos, pingüinos, ballenas francas australes, el atlántico sur azul profundo y un armadillo "aperrao" que parecía Luna pidiendo comida.

Si alguien se acerca por allí a partir de enero que no dude en parar en la playa del Doradillo (en el camino desde Puerto Madryn hacia Puerto Pirámides por la costa), que busque el único puesto de comida que habrá allí y se coma un choripán a mi salud.
La tarde que paramos en el Doradillo un matrimonio jugaba con una nena en la orilla, y paseaban despacito, sonriendo... El hombre nos contó que acababan de concederle el permiso para montar el primer (y único) chiringo de esa playa y ya tenía claro lo que iba a armar y ofrecer a los turistas en cuanto llegase la temporada.
Tenía cara de haber recordado que podía volar.

8 comentarios:

angel dijo...

Muy buena la teoria y gracias por recordarnos que podemos......

LaNuri dijo...

Pues si hija parece ser que ahora todo el mundo tien blog.

Me alegro de que todo te vaya bien.

De la rubia!!! buff llevo toda la semana intentadno hablar con ella pero no me coge el telefono. LO dejo con el de Lund la semana pasada y debe de estar jodida pero no puedo hablar con ella.

Espero que te gusten mis post aunque nada comparable con tus historias apasionantes y lo facil que es leerlas. Un besito preciosa.

Nos vemos en navidad

Helenita dijo...

En Bilbao un choripan es un bollu preñau.
¿Allí también hay? Entonces será como estar en casa.
Yo me como uno casi todos los días al ir a casa después de clase.
jejejeje!!
Muy guay lo que escribiste hoy!
Un beso gigante.
El festival de cine toca su fin.
Ahora con mas calma te comentaré impresiones.

Ceceda dijo...

y yo qué digo!!!!!quiero ir......
además no se me olvida ¡qué puedo!!!!

Pillary dijo...

qué manera más bonita de contar un viaje. me has alegrado el día, yo también he recordado que puedo volar!

obaobab dijo...

acabo de llegar del festival. este año vi muchas pelis y cortos, ya te comentaré.
Me encanta lo de los pingüinos, aunque me da un poco de pena, también. alguien les tendríaque recordar que pueden, Nunca viene mal un empujon.
Besinos

obaobab dijo...

ah, quiero un armadillo para Reyes!!!!

Anónimo dijo...

María, qué guapo!
No soy nada original, pero lo de "podemos" es bueno que nos lo recuerden a todos y todas (je, je).
Te guardamos un cachín de nieve pa cuando vengas. Ya no queda nada así que aprovecha todo lo que puedas.
Un besazo
Charo (la madre de Sarapoo)