12 noviembre 2008

Después de darle muchas vueltas a cómo iba a narrar el viaje, dado que tanto interés despierta, he decidido que no voy a hacerlo de forma cronólogica sino que voy a rescatar una serie de momentos/lugares imprescindibles para acercaros mi experiencia de una forma más emocional que realista. ¡Que lo disfruten!

01. LA LEONA
En El Calafate estaba previsto un día para el Perito Moreno y otro para hacer la navegación por el canal de los glaciares, disfrutando del resto de heladas maravillas... Pero octubre en el Cono Sur es plena primavera y el lago Argentino estaba lleno de icebergs que dificultaban la navegación por lo que los barcos no circulaban más que en escasas zonas de la bahía. Decidimos cambiar de planes y meternos 3 horas y pico de carretera (3 para ir y 3 para volver) a El Chaltén.Este pueblecito diminuto es una localidad dentro del mismo Parque Nacional de los Glaciares. Está enmarcada por la figura del pico Fitz Roy que parece que se le cae encima y es punto de partida para innumerables excursiones de montaña. Os podéis imaginar que allí no se puede hacer mucho más que caminar y debo decir con orgullo que llegué al mirador de los cóndores y a la laguna Capri (con un poco de esfuerzo, vaqueros y unos playeros adidas que tienen siete años).
Es un sitio para quedarse al menos una noche y poder hacer alguna ruta más larga pero como fue un imprevisto nos tuvimos que conformar con morder la guinda y soñar con tener otra vida para poder volver.

De camino hacia El Chaltén, dentro de la indescriptible 'nada' patagónica, el autobús hace una parada indispensable para pises y cafeses en La Leona, un caserón-hospedería-restaurante que aparentemente no ofrecía nada especial más que su estravagante decoración, como sacada de un western rodado en Almería (con todos mis respetos para los westerns rodados en Almería y en otras zonas tan alejadas o más de territorio estadounidense).

El Hotel de Campo La Leona (como se denomina) lleva el mismo nombre que el río al lado del que está ubicada, que a su vez fue bautizado así porque en 1877 el perito Francisco Moreno (consagrado científico y explorador al que debe su nombre el glaciar) fue atacado allí mismo por una hembra de puma, denominada "leona" en la jerga patagónica. Esta estancio se construyó 17 años después del incidente (1894) para dar cobijo a los pobladores que tardaban varios días en cruzar sus rebaños de ovejas con la balsa que los ayudaba a pasar el río (transportaban a unos 200 animales cada vez y estuvo activa hasta 1974, cuando se inauguró el actual puente).
Pero lo realmente fascinante del lugar lo descubrimos al leer unos folletos situados medio discretos sobre una chimenea:
"En 1905, 'tres gringos' se hospedaron aquí por casi un mes siguiendo luego viaje hacia la frontera con Chile. Tiempo más tarde y ante la presencia de una comisión policial que les mostrara diversas fotografías, el Sr. Jensen (dueño y patrón del establecimiento) reconoció a sus distinguidos huéspedes. Se trataba nada menos que de Butch Cassidy y Sundance Kid a quienes también acompañaba la esposa de este último, Ethel Place, quienes luego de robar el Banco de Londres y Tarapacá en Río Gallegos, efectuaron una parada 'técnica' en su huída hacia Chile".
Ahora supongo que os estáreis preguntando qué interés pueden tener un par de ladrones foragidos para que me extienda tanto hablando de este sitio... Pues resulta que los 'buenos' de Butch y Sundance son los personajes recreados por Paul Newman y Robert Redford en la indispensable "Dos hombres y un destino" y cuando te enteras no puedes evitar que se te vengan a la memoria las imágenes cinematográficas y te invade la duda de cómo coño acabaron allí dos pistoleros liantes hace más de 100 años.
Lo cierto es que tras conocer (y aborrecer al mismo tiempo) Río Gallegos uno se alegra de que atracasen su banco y hasta ansía reunir el valor suficiente para asaltar la primera sucursal del Banco Francés-BBVA que encuentre en su camino.

Las fotos del Fitz Roy, de El Chaltén y del Perito Moreno las tenéis en el album al que podéis acceder desde aquí mismo, pinchando ahí arriba sobre la presentación de las fotos.





4 comentarios:

Ceceda dijo...

creo que es una buena idea, las anécdotas propias y las ajenas hacen que el relato sea muy entretenido. La canción me recordó mis años mozos.
Iré apuntando en un papelín todas las preguntas que se me vayan ocurriendo.

Helenita dijo...

Que ilusión oirte ayer!!!!
Que ganes de vete!!!!

angel dijo...

Sigue contando alguna aventura mas ,con anecdota.
Me gusta esa manera de hacerlo.
Abrazos.

Chuli dijo...

Me encantaaaa todo lo que cuentas!!
Casi, casi... si ciero los ojos... me parece estar allí. =D