21 diciembre 2008

Nací en pleno verano. Julio del 82. Un día en el que cayeron granizos del tamaño de puños, extraño incluso en Asturias para esa época del año.
Llegué a Uruguay un 10 de enero de 2008, pleno verano austral. Un día en el que llovió a cántaros y se anegaron la mayoría de las calles de Montevideo.
Me vuelvo hoy. El día que entra de nuevo el verano y el cielo azul de los días de atrás ha dado paso a unos nubarrones negros que presagian tormentas.
El agua me persigue.
Pero parece que me trae suerte y marca los momentos cruciales de mi vida.
Mañana desayuno en Madrid y será invierno.

4 comentarios:

Ceceda dijo...

como sigas escribiendo así, más líquidos elementos te acompañarán...
miro el reloj y pienso que mañana a estas horas habré dado unos cuantos paseos en la estación de Torrelavega y que de pronto veré tu sonrisa inmensaaaaa

obaobab dijo...

y mañana cenas albondiginas en casina!!!!!!!!

Tiny Dancer dijo...

buen viaje, aunque cuando lo leas ya estarás en el calor del hogar materno.

en nada nos vemos :)

Jara dijo...

No se cuantísimo tiempo llevaba sin pasar por aquí, pero mucho... ando descuidada con lo importante, por lo urgente...

... disfruta de casita (bueno, casina, como decís por el norte)... nos seguiremos leyendo en 2009 ;)

besos y música,
jara