07 mayo 2010

Transportaciones para un día de vértigo
Encontrar una canción que hace siglos que no escucho en el blog de Jara me ha hecho preguntarme por qué tengo castigado a ese cantante. Suelo decir que me aburre, que siempre hace lo mismo, que me cansé de sus temas... Pero lo cierto es que siempre se me ponen los pelos de punta cuando me sorprende en algún sitio una canción suya (la radio, un blog, un enlace en facebook de cualquier amigo o una noticia en el periódico). La voz es la misma que cuando lo descubrí hace más de 12 años.
Creo que lo que no me gusta es la capacidad de transportarme de nuevo a aquella época. Que fue feliz, por supuesto, aunque no soy para nada de esa gente que dice que volvería al instituto sin pensarlo. Yo no. No es que las canciones me recuerden aquellos años. Es que vuelvo a sentirme inevitablemente como me sentía entonces. Perdida, desorientada, en mitad de nada y de todo, con unas ganas de volar locas. Y su música me daba alas. Y aunque suene contradictorio sigue dándomelas, pero me genera un estado que en mi realidad actual no me gusta. Porque las ganas de volar no se van nunca.

1 comentario:

woody dijo...

Y amí que me pasa lo mismo. Me cabrea que me parezca idéntico, que no se atreva. Lo tengo castigado y me niego a oír el último disco. Pero siempre vuelvo a él, a la Memoria de los peces o a Naves ardiendo...