04 julio 2008


Nació en 1940, cuando el mundo no esperaba nada bueno.
Según los astrólogos, aquella mañana el sol y la luna estaban de visita en la casa de los peces, lo que explica su tendencia a meterse en líos.
Su signo, Virgo, es responsable de su fastidiosa manía de perfección y su ascendente, Libra, tiene la culpa de sus insaciables hambres de mundo.
Con el paso del tiempo se hizo evidente que no servía para nada.
Había nacido gritando gol, como todos los bebés uruguayos, y quiso jugar al fútbol.
Fue un mamarracho.
Después quiso ser santo.
Peor.
Intentó dibujar y pintar pero nunca consiguió nada digno de ser mirado.
Cuando se convenció de que era un inútil total, se hizo escritor.
Un niño de una escuela de Salta le envió el único mensaje estimulante que ha recibido en su vida: "Seguí escribiendo que vas a mejorar".
Y en eso anda.
Cada día camina por la costa de Montevideo, donde nació y creció, y ella, la costa, lo camina, caminante caminado, y en esos lentos ires y venires van y vienen las palabras que le caminan adentro.
Lo grave es que las deja salir.
Eduardo Galeano
(Autobiografía leída ayer en Montevideo)
Hay días en los que da gusto
el trabajo
los compañeros
las palabras
el café y el zumo
el teléfono
la niebla
el invierno
la rambla

4 comentarios:

Anónimo dijo...

repito, había escrito que nunca pensé que me gustase la letra pequeña de ningún escrito, pero que iba a cambiar de idea al leer la tuya.

Ceceda dijo...

no me extraña que toda iberoamérica se indigne contra Europa por sus medidas restrictivas, pero creo que el fantasma de una crisis se cierne sobre este "mundo civilizado".

Gerard dijo...

Grande Galeano! Me encanta... tengo su libro 'El fútbol a sol y sombra'... y voy leyendo las historietas poco a poco, para no terminarlo rápido. Increíble, de verdad. Besos

Fortimbras dijo...

No hace mucho Eduardo Galeano paso por A Coruña y estuvimos comiendo y hablando de Montevideo. Curiosamente mientras yo vivi ahi, el estaba exiliado, asi que nos conocimos en Paris. Pero su hijo fue compañero de curso de mi hija en el Liceo Francés y siguen manteniendo amistad.
Otro gran amigo uruguayo, que lamentablemente murio muy joven, fue el medico traumatólogo Santiago Chalar, gran guitarrista y cantante. Si no lo conoces dile a Alberto Pepe que te hable de él, y comprate un CD, pues dejo media docena grabados. Te recomiendo "Hombre con H".
Un beso