05 mayo 2008


Me cuesta dedicirme por un rincón de Buenos Aires. Estoy entre la Plaza Dorrego (la de la foto), donde se celebra el mercado de San Telmo los domingos, y Plaza Francia, con el cementerio y el antiguo monasterio de la Recoleta.
Cuando tenga fotos propias (mis padres deben de llevar unas 700 entre los dos) os las enseño.
Por el momento tengo curro y progenitores hasta el viernes, a partir de ahí prometo escribir.

1 comentario:

Libertad dijo...

Esperándote con ansia en Plaza Francia. La fragancia de tu rosa en mi pellejo. Que no puede borrar en cuatro días, malditas despedidas, me están volviendo viejo".
Seguro que conoces la canción y si la conoces como a mí, seguro que sabes la emoción que me suscita tu visita a Plaza Francia. Algún día estaré yo y espero que m acompañes y me "acicerones".
Del viernes no pasas para actualizar, maja. Y fotos, a tutiplén. Que esto está muy muerto y ya no me comenta ni el Tato.
Se te echa mucho de menos, pequeñaja. Besote gordo, como siempre.